Todo lo que necesitamos es amor

Anuncios google

La mayoría de nosotros, en algún punto hemos tenido dificultades con el amor. Puede ser que nos hayan roto el corazón, o que nos hayamos vuelto adictos a él, o simplemente no lo hemos sentido. Pero no importa lo que podamos decirnos, no importa lo duro que nuestro corazón se vuelva a veces, no podemos escapar de la verdad: necesitamos amor y necesitamos darlo.
No permitas que la aparente simplicidad del amor te impida ver su importancia, esta nos da dos lecciones asombrosamente bellas:

1. La capacidad para amar y la calidad de nuestro amor son un regalo de la Luz del Creador.

2. Cuanto más utilizamos nuestro amor con una actitud positiva y de compartir, más amor se nos da para compartir. Por otro lado, si utilizamos el amor de una forma egoísta y negativa, entonces nuestra capacidad para amar disminuirá.

Si entiendes y practicas estas lecciones, no sólo incrementarás la cantidad y la calidad del amor que tienes en tu vida, sino también la cantidad de amor que es revelada en el mundo. Es claro que debemos perseguir y encontrar todas las oportunidades para compartir nuestro amor.
Otro secreto poderoso sobre el amor es que cada uno de nosotros influye cuánto se abren y se cierran los canales de amor para el mundo. Cuando no amamos o cuando utilizamos nuestro amor para manipular o castigar, estamos disminuyendo el amor que hay en el mundo.
Nuestras acciones importan. Todo está conectado. Es importante apreciar nuestro poder, y lamentablemente la mayoría de nosotros lo subestimamos.
Los efectos de nuestras acciones en este mundo físico penetran en los mundos espirituales. A medida que nuestras acciones reverberan por los Mundos Celestiales, su resonancia se vuelve cada vez más fuerte, de forma similar al Efecto Mariposa. En 1972, los científicos explicaron el asombroso fenómeno de que el acto más pequeño en un lugar puede tener un efecto enorme en el otro lado del mundo (su ejemplo era el de una mariposa que bate sus alas en Brasil y causa un tornado en Texas).
Pero ellos lo llevan aún más lejos: una acción espiritual aparentemente pequeña, un simple acto de compartir, puede hacer que se revele una cantidad tremenda de Luz en el mundo.
Lamentablemente, debido a que nuestros sentidos están limitados a ver sólo en esta dimensión física, subestimamos enormemente el efecto positivo de nuestras acciones y especialmente de las acciones aparentemente pequeñas. Necesitamos recordarnos constantemente que nuestro poder es mucho mayor de lo que nos permitimos creer y que el efecto positivo de nuestras acciones –sean grandes o pequeñas– es mucho mayor que lo que podemos imaginar.
Una cosa es cierta sobre el mundo actual: no se comparte suficiente amor entre las suficientes personas, y todos debemos asumir la responsabilidad y reconocer que participamos en esto.
Yehuda

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes se moderan para evitat spam. Todos los links en comentarios será reportados como spam a google

Buscar


Te gustara