Los amores en tiempos de internet

Anuncios google

Amor virtual

image

Hoy día prácticamente todos nos relacionamos por Internet.
Realizamos nuevas amistades, fortalecemos amistades, nos mantenemos al día de como están nuestros familiares…
Y en algunos casos, incluso el amor encuentra camino en internet. Es cierto que hay que tomar precauciones extra a la hora de enamorarse, pero es una opción viable.
El amor también está en internet.
No es un secreto que el auge cada vez mayor de las tecnologías y las facilidades en la comunicación nos han permitido tener un contacto casi inimaginable con personas de otras culturas y latitudes. Ahora es cada vez más común conectarnos a internet para relacionarnos con nuevos seres, compartir nuestras experiencias, hacer amigos, e incluso, enamorarnos.
Para muchos, esto puede resultar ser una opción absurda, pero lo cierto es que las relaciones virtuales han aumentado de forma vertiginosa y cada vez son más los seres humanos que se enamoran al son de emoticones, zumbidos y guiños. Decimos que el amor no tiene barreras, pero cuando llegamos a los amores virtuales, pareciese que se nos borrara el chip y en instantáneo afloraran un montón de prejuicios y desconfianzas que nos hacen ver la pantalla a blanco y negro.
Es cierto, muchas personas ingresan a la red con intensiones poco adecuadas, se disfrazan, cambian de profesión, de nombre, de corazón… De hecho, estas personas sólo buscan satisfacer sus necesidades sin importar si les hacen daño a los demás, ya que el anonimato de internet puede mal usarse para difamar con cadenas de email, para romper con lo íntimo, para hacer hostigamientos, para perseguir, en fin…
Sin embargo, no todo es malo en la red de redes: también existen personas que logran vencer su timidez ante una pantalla, que sacan a relucir sus talentos ocultos, que son buenos amigos, que comparten, creen, crean, regalan y abren sus corazones entre cada tecla y cada clic.
Por supuesto que debemos tomar precauciones, quizá un poco mayores a las que tenemos en el cara a cara: no debemos dar datos importantes como nuestros números telefónicos o nuestras direcciones al o la primera que nos los pide; tampoco debemos pactar encuentros de forma improvisada y mucho menos irle regalando el corazón a quien nos “parece” tan especial. En realidad, como ves, debemos guardar prudencia con nuestros actos así como en el mundo de carne y hueso.
Pero en todo esto hay algo que debemos tener en cuenta: quien quiere engañar siempre lo hará, y quien tiene intensiones sinceras y loables, siempre las tendrá. En todos lados encontraremos personas así, en internet y fuera de él.
El amor por internet es una posibilidad, no se trata de que juzguemos o hagamos críticas destructivas. Se trata de que aprendamos a construir un nuevo tejido social que ya nos ha envuelto sin tan siquiera enterarnos.
Aparte, no debemos olvidar que si el amor empieza por medio de computadoras, ello no significa que siempre vaya a ser así, ya que ese amor tendrá que pasar al mundo de la materialidad para que pueda constituirse, porque así como en tiempos pasados se decía que el amor no vivía sólo de cartas y llamadas telefónicas, ahora se puede agregar que el amor no vive sólo de ventanas de chat, postales y videoconferencias, porque no olvidemos algo: siempre necesitaremos de la cercanía de la persona que amamos, siempre necesitaremos sentir su olor y sus manos para llegar al cielo entre nubes de amor 











0 comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes se moderan para evitat spam. Todos los links en comentarios será reportados como spam a google

Buscar


Te gustara